6 consejos para no tener miedo al dentista

Ir al dentista puede ser abrumador a veces y mucha gente lo pospone por ello. Sin embargo, no acudir al dentista con regularidad puede provocar problemas dentales que no podrías prever y obligarte a pasar más tiempo en el sillón. Por eso estamos aquí para aliviar tus preocupaciones con 6 consejos de Clínica dental Urbina para no temer al dentista:

1. Reconozca sus preocupaciones

Admitirse a sí mismo que se siente ansioso por ir al dentista es el primer paso para ayudarle a lidiar con ello. Piensa realmente en lo que te preocupa y escríbelo. ¿Te preocupa el dolor o sentir que no tienes control cuando estás en el sillón? ¿Te preocupa sentirte un poco claustrofóbico cuando la luz te ilumina mientras el dentista mira dentro de tu boca?

Intentar identificar claramente qué es lo que te preocupa del dentista te ayudará a encontrar la manera de solucionarlo. Es muy importante tener un dentista en el que confíes y con el que te sientas cómodo. La comunicación es la clave, así que asegúrese de expresar sus preocupaciones la primera vez que acuda a una cita.

2. Obtenga un plan personalizado

Cuando tengas el dentista adecuado, trabajará contigo para asegurarse de crear un plan de acción que funcione específicamente para ti, para aliviar todas tus preocupaciones, aprensiones y miedos. Tanto si se trata de empezar despacio y tener un par de citas para que te acostumbres a estar en el sillón, como de explicarte todo de forma muy clara y detallada para que sepas exactamente qué esperar y cuándo esperarlo, te hará sentir más cómodo con la situación y te facilitará los tratamientos que puedas necesitar. Usted y su dentista también pueden acordar un símbolo que puede dar si empieza a sentirse incómodo o ansioso. De este modo, siempre podrás hacer una pausa si necesitas un pequeño descanso.

3. Haz que alguien te acompañe

Llevar a la cita a alguien en quien confíes y con quien te sientas cómodo puede hacer que estés mucho más relajado durante la misma. Por supuesto, es mejor que sea alguien que no tenga miedo al dentista, para que no te estrese aún más.

4. Reserva una cita por la mañana

Los estudios han demostrado que hacer las cosas más difíciles primero, te hace sentir eficaz, te hace evitar la sensación de «agobio» y te ayuda a practicar tu fuerza de voluntad. A las personas con éxito les gusta hacer primero lo más importante de cada día. Aprovecha esto y reserva una cita por la mañana. Por ejemplo, nuestros spas están abiertos desde las 8:30 de la mañana. Esto evitará que tengas una aprensión terrible durante todo el día.

5. Utiliza las distracciones

Que alguien te acompañe es una gran distracción, pero también puedes probar otras cosas. Intenta escuchar música mientras se lleva a cabo el tratamiento o encuentra algo con lo que jugar, como una pelota antiestrés. Los auriculares con cancelación de ruido también funcionan bien o incluso los auriculares, si crees que tu ansiedad puede deberse a los sonidos del equipo en funcionamiento. Si nada de esto es posible, siempre puedes recitar el horario o intentar memorizar el alfabeto al revés.

6. Recompénsate

Piensa en algo con lo que te puedas regalar después de la cita. Así tendrás algo en lo que pensar y esperar. Puede ser cualquier cosa, ya sea algo que hayas querido comprar durante un tiempo o una comida o cena fuera, piensa en algo que te guste y te haga ilusión.

Sentir ansiedad por el dentista es muy común, pero no debe disuadirte de cuidar tu salud bucal. Siga nuestros consejos y reserve una cita con uno de nuestros amables especialistas para hablar de sus preocupaciones y de las formas en que podemos ayudarle a superarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *